Enter Slide 1 Title Here

Enter Slide 2 Title Here

Enter Slide 3 Title Here

jueves, 28 de julio de 2016

Economía Nacional Socialista 



No hacía falta poseer una formación profesional de economista para darse cuenta Adolf Hitler, de las consecuencias socio políticas de ciertos acontecimientos que hasta el momento habían repercutido sobre Alemania, como la inflación de 1923 que afectaba a la vida de todas las familias germanas. Respecto al paro galopante, este supuso un progresivo incremento que llevó de un millón trescientos cincuenta mil parados en septiembre de 1923 a seis millones ciento treinta y nueve mil en 1933. Estas cifras solamente hacen referencia a los desocupados registrados, pero no reflejan al total de los parados efectivos del país ni tienen tampoco en cuenta a los desocupados temporales en aquel periodo. 

La clase media no poseía sindicatos ni seguro de desempleo; el pequeño propietario, el tendero o el modesto industrial se veían obligados a vender sus propiedades a precios de devaluación. Propiedades que iban a parar a manos de los magnates de los negocios y de los especuladores. En las masas alemanas, en especial entre la clase media modesta, reinó durante la inflación un sentimiento anticapitalista dirigido contra los grandes consorcios industriales, los trust y los grandes bazares tras cuyos negocios se ocultaban seres extraños al verdadero pueblo alemán y ajenos al sufrimiento de las masas. Esta es la Alemania que heredó Hitler a principios de 1933. El programa de reivindicaciones económicas presentado por el Nacionalsocialismo era el siguiente:

La esencia de la economía del Tercer Reich  se resumía en tres puntos básicos:
  1.  Abolición del interés del dinero.
  2. Sustitución del patrón-oro por el patrón-trabajo (también llamado patrón-riqueza).
  3.  El bien de la comunidad debe estar antes que el bien personal

Abolición del interés del dinero
El economista alemán Gottfried Feder, padre de la economía nacionalsocialista, en su obra Manifiesto para el quebrantamiento de la servidumbre del interés del dinero, dedicó un estudio específico al interés del dinero y por qué éste constituye un gran mal para un país.
La tesis del préstamo a interés, afirma Feder, es "el invento diabólico del supracapitalismo".
"Sólo ella posibilita la indolente vida de zángano de una minoría de poderosos del dinero, a costa de los pueblos creadores y de su capacidad de trabajo; es ella quien ha llevado a la sociedad a vivir contrastes abismales. El quebrantamiento de la servidumbre del interés del dinero significa la restauración de la libre personalidad, la salvación del hombre de la esclavización. El capital prestamista es tan infinitamente superior frente a todo gran capital industrial (dedicado a producción), que las grandes potencias del dinero sólo pueden ser enfrentadas eficientemente mediante el quebrantamiento de la servidumbre del interés del capital prestamista."
Hjalmar Schacht (un masón y saboteador de los esfuerzos militares alemanes) fue uno de los principales encargados de alimentar al principio de los años 30, la inestabilidad que acabó haciendo caer a los sucesivos cancilleres alemanes hasta que Adolf Hitler asumió el cargo. Schacht obtuvo préstamos de los banqueros judíos Montagu, Mendelssohn, Wassermann, Warburg y de la Banca Morgan norteamericana.

Cuando Hitler afianzó el poder, y coincidiendo totalmente con Feder, rechazó las proposiciones de Schacht para que Alemania pidiera préstamos de extranjeros y le prohibió que continuara por ese camino. Le dijo que no quería que Alemania viviera de prestado; "los préstamos ataban al país; le coartaban su soberanía".
"Los créditos, además de que significan una carga de intereses, implican depender políticamente de fuerzas extrañas a la nación. Los intereses devoran la capacidad de ahorro de un pueblo."
 Sustitución del "patrón-oro" por el "patrón-trabajo"


En el capitalismo financiero plutocrático, el capital produce la riqueza, pero en la economía del Tercer Reich, es el trabajo el medio que la produce. Es el trabajo y no el oro, lo que tiene verdadero valor para un país; la mano de obra que transforma las materias primas en productos, los bienes y servicios, la inteligencia de los inventores, ingenieros, técnicos, etc. y en suma cada miembro de la nación que tenga la capacidad de crear algo en beneficio del pueblo.
"La salvación económica de Alemania fue solamente debido a los propios esfuerzos de la nación bajo su propia dirección.” -(Adolf Hitler)
La economía nacionalsocialista se desliga completamente del sistema monetario basado en el interés, la deuda, el dinero-fiat y el patrón-oro, y fue esta revolución económica una de las razones principales por las que las potencias capitalistas entraron en guerra contra Alemania.
“El crimen imperdonable de Alemania antes de la Segunda guerra mundial, fue su intento por liberar su economía del sistema de comercio mundial y crear su propio mecanismo de intercambio, el cual negara a la finanza internacional su oportunidad de beneficiarse" -( Winston Churchill )
En el sistema económico nacionalsocialista sólo se emite moneda para pagar un trabajo realizado. La moneda está respaldada por el trabajo productivo y la riqueza real de la nación, y no, como en el actual sistema económico, por cuestiones intangibles ni por recursos materiales que no existen en la práctica, ni por "la confianza de los mercados", ni por la deuda. La masa monetaria de un país debe ser exactamente igual a la riqueza real y tangible de dicho país y no que haya más dinero o menos dinero que bienes y servicios disponibles. Si el Estado desea crear crédito (dinero), antes debe crear riqueza. En ese sentido, el Tercer Reich no creaba dinero para financiar obras, sino que directamente se ponía a trabajar en las obras, emitiendo dinero a medida que la obra era completada. El dinero se emitía para pagar al trabajador. No se necesitaba dinero para trabajar. El dinero era una consecuencia del trabajo, no del banco ni del mercado.


En los países capitalistas, si no había dinero, todo el trabajo se paralizaba. Por ejemplo, la crisis del 29 se generó porque los capitalistas de Wall Street cerraron el grifo del crédito y luego crearon un gran pánico especulativo. En el capitalismo, si el dinero escasea, da igual que haya obreros cualificados o fábricas en perfecto estado de funcionamiento: la economía no funciona. Esto subordina la economía a la política monetaria y financiera, es decir, a los que controlan el grifo del crédito: bancos centrales y privados, los verdaderos propietarios de la moneda. Sólo cuando los bancos quieren, empieza a fluir el capital y éste reactiva la economía.
“A NUESTROS OJOS, EL ORO NO ES UN FACTOR DE VALOR, SINO SOLO UN ELEMENTO DE OPRESIÓN Y DOMINACIÓN DE LOS PUEBLOS. SI NO TENEMOS ORO TENEMOS, EN CAMBIO, LA FUERZA DEL TRABAJO. Y LA FUERZA DEL TRABAJO ALEMÁN ES NUESTRO ORO. SOLO EL TRABAJO CREA NUEVO TRABAJO. NO ES EL DINERO EL QUE LO CREA".-(Adolf Hitler. Discurso sobre economía pronunciado el 10 de Diciembre de 1940)
En la economía nacionalsocialista era al contrario. Las fábricas siguen funcionando, los obreros siguen trabajando y a fin de mes son retribuidos económicamente con el único fin de facilitarles que puedan intercambiar el sudor de su frente y la riqueza creada por otros bienes y servicios producidos por compatriotas suyos. En el primer caso, son los banqueros y los mercados los que controlan la emisión de moneda. En el segundo caso, son los trabajadores y el Estado los que controlan la emisión de moneda. El dinero se genera dependiendo de cuánto se produce en trabajo.



Moneda de un Reichsmark de 1934 con la inscripción Gemeinnutz geht vor Eigennutz.

Los beneficios producidos por las obras públicas costean su propia construcción. Por ende, las obras se pagan a sí mismas, y cada vez que se hace una obra, simplemente se crea dinero para pagar a los trabajadores y así aumenta la masa monetaria conforme al valor real de la obra. De este modo, el asunto de los impuestos sufriría una revolución total en un sistema económico nacionalsocialista: los impuestos podrían bajar muchísimo y hasta suprimirse del todo, lo cual era el objetivo final de los nacionalsocialistas (Véase sección La Hacienda y el Estado sin impuestos).
Las siguientes cifras corresponden al aumento en la producción, el progreso y el Standard de vida en Alemania entre 1932 y 1937, y son tomadas de un discurso informe de 3 horas dirigido por el Canciller alemán.

Caminos:

Para el mantenimiento y desarrollo de los caminos alemanes, incluyendo super carreteras, se han gastado las siguientes sumas.
1932:   440 millones de Reichsmarks
1933:   708 millones de Reichsmarks
1935:   1325 millones de Reichsmarks
1937:
  1450 millones de Reichsmarks


La producción industrial:

La producción industrial total en Alemania es hoy, 144% mayor que en 1932. Incluso el año máximo de 1929 fue excedido ya en 1936, mientras que hoy aproximadamente se produce un 30% más de bienes industriales que en 1929. La producción de bienes de capital ha subido mucho más que la producción de bienes de consumo, siendo ahora cuatro veces tan grande como en 1932 y más de una y media vez tan grande como 1929.
Cinco años de la actividad económica e industrial Nacional Socialista muestra que:
  • La fabricación del papel ha aumentado en 50%
  • La fabricación de petróleo diesel ha aumentado en 66%
  • La producción de carbón ha aumentado en 68%
  • La producción de combustibles del petróleo ha aumentado por 80%
  • La producción de aceite mineral ha aumentado por 90%
  • La producción de seda artificial ha aumentado por 100%
  • La producción de Querosén ha aumentado por 110%
  • La producción de acero ha aumentado por 167%
  • La producción de aceites lubricantes ha aumentado por 190%
Los progresos en el campo de la producción de material crudo doméstico han sido aun mayores. La producción de la MENA férrica (compuestos minerales) ha subido desde un promedio de 843,000 toneladas métricas durante los primeros tres meses de 1932 a 1, 226,000 toneladas métricas en los primeros tres meses de 1938. Esto significa un aumento del 45%. Además ha habido un gran progreso en la producción de aceite doméstico. En 1938, la producción de telas ha alcanzado las 155,000 toneladas métricas comparado con 5,400 toneladas métricas en 1933 y 102,000 toneladas métricas en 1937.

Siguiendo la base de la abolición del interés del dinero, un banco puede prestar dinero sin interés. El Banco Central de Alemania (el equivalente a la Reserva Federal hoy en día para Estados Unidos) era el Reichsbank el cual, a diferencia de su homólogo americano, creaba dinero libre de deuda y de interés, que representaba un trabajo realizado y que era propiedad del poseedor de dicho trabajo, no del banco. Actualmente, todo el dinero que existe es propiedad del banco, no representa un trabajo sino una deuda o una maniobra especulativa y encima esa deuda es a interés. Eso condena al sistema económico a seguir creando dinero indefinidamente, con el verdadero objetivo de concentrar cada vez más riquezas y medios de producción en menos manos.

El patrón-trabajo es el modo más eficaz de saltarse los mecanismos de aquellos que emplean la emisión de dinero como herramienta de dominación y del trabajo ajeno. El dinero no tiene valor por sí mismo, sólo es un bono por trabajo efectuado, una mera herramienta para facilitar el intercambio de trabajo, bienes y servicios. Nadie puede ponerse a crear dinero al gusto si ese dinero no representa operaciones comerciales susceptibles de ser realizadas o una riqueza real creada.


Este sistema no es novedad: Benjamin Franklin había explicado exactamente lo mismo con respecto a las colonial scriptures, es decir, que simplemente había que crear dinero para regular el flujo de bienes y servicios reales y existentes. Y este dinero, naturalmente, debía estar libre de interés y de deuda, ya que estaba respaldado por bienes y servicios y, por tanto, por el trabajo de quien había creado dichos bienes y servicios. El oro no es necesario, se puede respaldar una moneda con infinidad de activos además del oro.
"De aquel que opina que el dinero puede hacerlo todo, cabe sospechar con fundamento que será capaz de hacer cualquier cosa por dinero." – (Benjamin Franklin)
Alemania no pedía prestado el dinero, lo creaba ella misma a partir de trabajo productivo realizado. Si el Estado crea dinero para pagar a un trabajador que produce algo, el aumento de la masa monetaria no tiene por qué repercutir en un aumento de la inflación ya que también se han aumentado en la misma medida los bienes disponibles por lo producido por este. Mientras el dinero esté respaldado por un activo tangible, no hay inflación.

Los marxistas teorizaban que los factores productivos eran "tierra" (recursos, materias primas, medios de producción), "trabajo" (trabajadores de la cualificación necesaria, obras que necesitan hacerse) y "capital" (dinero). Según esta filosofía, aunque haya tierra y trabajo, si no hay dinero, los trabajadores se quedan en paro y las obras se quedan sin hacerse, o los productos sin distribuir, etc. Esto tiene consecuencias negativas pues condiciona el funcionamiento de la economía a la disponibilidad de dinero, que a su vez depende de los únicos que, hoy en día, están capacitados para crear dinero: los bancos usureros. Si el banco usurero se niega a soltar dinero, o decide mandarlo a otro país, la economía del país se hunde. Y sin embargo, hay trabajadores de sobra y trabajos que necesitan hacerse.

Por esa razón se le llama "capitalismo": porque sin capital la economía no funciona. Aceptando esta aberración, los marxistas aceptan de facto las premisas del capitalismo, según la cual la economía sólo florece si es regada con capital, y que el trabajo es una mera consecuencia de ese capital. De este modo, la URSS cambió radicalmente el sistema económico, pero el sistema financiero seguía siendo el mismo: el trabajo seguía dependiendo del dinero. El Tercer Reich hizo lo contrario, el sistema económico no sufrió modificaciones muy radicales, pero el sistema financiero fue subvertido de pies a cabeza: sólo el trabajo creaba riqueza.

El bien común antes que el propio



Oswald Spengler afirmó que "Toda vida económica es la expresión de una vida psíquica... Una economía puede moldearse según el alma de una generación... La economía tiene un deber moral... Desde Adam Smith hasta Marx se utiliza un análisis eminentemente materialista... Tenemos una concepción nueva de la economía que está situada más allá del capitalismo y del marxismo."

Por su parte Feder afirmaba: 
"Las finanzas deben estar al servicio de la comunidad. Los plutócratas no deben formar un Estado dentro del Estado. En el área de la política social nuestro principio debe ser: el bien general es la ley suprema."
En plática con los obreros de la construcción, donde millones de cesantes estaban encontrando empleo, Adolf Hitler les decía:
"Yo juzgo a una economía desde el punto de vista del provecho que en la práctica proporciona al pueblo y no partiendo de una teoría. Así, si alguien nos dice: Miren, tengo una teoría económica maravillosa, debemos responderle: ¿Qué provecho se le puede sacar? Esto es lo decisivo. La teoría no debe interesar en modo alguno, nos debe interesar únicamente el provecho, pues las personas no están al servicio de la economía, sino la economía al servicio de las personas."-(Adolf Hitler)
Alemania durante el Tercer Reich era socialista por lo que se debe entender realmente por ese término: "el beneficio de la colectividad está por encima del interés particular", "el bienestar del Pueblo es más importante que las ambiciones materialistas de unos cuantos". El Estado debe ser como una gran tribu. Quien no sabe vivir en tribu (y en una tribu el individuo tampoco es nada), no sabrá vivir en Estado, y ni siquiera comprenderá el mismo concepto del Estado.

Así, en uno de sus discursos, Hitler proclamó que "somos socialistas, somos enemigos del actual sistema económico capitalista"; pero fue claro en destacar que ese socialismo "no tenía nada que ver con el marxismo", ya que "el marxismo está en contra de la propiedad; el verdadero socialismo no lo está".


Sin duda un gran éxito económico:

El desempleo pasó del 50% a 0%. El nivel de vida fue la más alta del mundo. Como eran las tasas de natalidad. A pesar de la gran depresión, Hitler redujo la tasa de interés y formuló algunas ideas para aumentar el empleo mediante la fortificación del desarrollo de la infraestructura.
El emprendimiento fue ampliamente valorado en el régimen NS y las industrias se beneficiaron mucho por las políticas económicas empleadas. A cambio, los líderes empresariales afirmaron las estrategias económicas del gobierno alemán.
A menudo se ha dicho, que el éxito económico de Hitler se debió a la reactivación de la economía en gran medida por el gasto del gobierno para el rearme, eso es un mito.

"La recuperación económica de Alemania, que se completó en 1936, no se debió al rearme; esto fue causado principalmente por el gasto pródigo en obras públicas, sobre todo por carreteras de motor, y este gasto público estimuló el gasto privado también, como [el economista británico John Maynard] Keynes había dicho que lo haría. ... Mientras que casi todos los demás en Europa esperaban una gran guerra, Hitler era el único hombre que ni espera ni planeaba una guerra. "- (A. J. P. Taylor, de Sarajevo a Potsdam (Harcourt Brace Jovanovich, 1975), p. 140)

Ultimado el tema que nos ha ocupado hemos de tener en cuenta las siguientes consideraciones:

No faltara nunca entre los pacientes lectores el escéptico de turno que alegue “que sí, que todo lo expuesto está muy bien, pero que si por un lado Hitler dio trabajo a seis millones de alemanes por otro se cargó a seis millones de judíos”. Aquí recomiendo investigar lo dicho por la historia oficial acerca del "Holocausto".

A menudo también se dice “Que las autopistas se construyeron para hacer más fácil la invasión de otros países. Y que el dinero para las grandes obras fueron donaciones de los magnates de la industria".


Tampoco faltarán quienes afirmen que, "siendo Hitler un medium (?), recibía ayuda ¿económica? de los poderes ocultos supranaturales." y otros argumentos de perogrullo por el estilo, a fin de negar por todos los medios posibles, imposibles e imaginables la realidad y el éxito económico nacionalsocialista que con escasos años de trabajo idealizaron un sistema político social, cultural de los mas altos niveles.

"Sus grandes hombres del dinero, sus barones, judíos y no judíos, barones banqueros, que nos odian porque ven a Alemania un mal ejemplo que podría potencialmente despertar a otros pueblos" (Adolf Hitler, en un discurso sobre la guerra con Inglaterra, 1939)

Referencia:

(1)  Existe la leyenda de que “banqueros judíos” o “banqueros sionistas” financiaron a Hitler. Esto es FALSO. James Pool, en su obra autorizada, Who Financed Hitler? (¿Quién financio a Hitler?) Demuestra todo lo contrario.

Existe un caso, donde un financiero judío en Alemania en efecto dio dinero al partido Nacional Socialista, antes de la subida de Adolf Hitler, pero esos fondos fueron diseñados para ayudar a la oposición dentro del partido de Hitler, para detener a Hitler. Pero a pesar de este hecho, algunos “patriotas” todavía dicen que “Los Judíos Respaldaron a Hitler.”

Muchos de los que adoran el altar de esta tontería citan un documento flagrantemente fraudulento de orígenes vagos titulado: Hitler’s Secret Bankers (Los banqueros secretos de Hitler), supuestamente escrito por un “Sidney Warburg”, uno de esos “banqueros judíos” Pero este documento, es un fraude, y el señor “Sidney” ni siquiera existe.

Wall Street and the Rise of Hitler del difunto Dr. Anthony Wall Street Sutton ha promovido esta teoría, basada en parte en la farsa del inexistente Warburg. Los bancos y empresas estadounidenses que hicieron trabajos con el gobierno de Hitler, eran por lo general una continuación de los acuerdos financieros anteriores (a la llegada de Hitler) que se remontaban a décadas, pero esto no fue parte de ninguna gran conspiración para llevar a Hitler al poder. Otra afirmación es que la familia Bush fue parte integral en la subida de Hitler, este es otro mito. Kevin Phillips -un no admirador de la dinastía Bush- examina las circunstancias concretas que rodean el escenario de Bush-Hitler en su libro,American Dynasty: Aristocracy, Fortune and the Politics of Deceit in the House of Bush y pone los hechos en su justa perspectiva. 

Fuente: 



Más información:


Adolf Hitler: patrón oro VS patrón trabajo


Discurso de Adolf Hitler sobre la cobertura verdadera de una moneda



Adolf Hitler habla sobre el sistema económico Nacional Socialista


¡Entonces vamos a mostrarle al mundo! Con mayor claridad

 lo que es la maestría y quien es el maestro:

 CAPITAL O TRABAJO

















martes, 26 de julio de 2016

Documento de la Cruz Roja

La Cruz Roja Internacional, que tuvo acceso a los campos y los supervisó durante la guerra, informó que habían muerto alrededor de 271.304 y que entre las causas principales de muerte estaban las epidemias de tifus causado por el piojo, la vejez y la muerte natural. De todos ellos apenas la mitad eran judíos (unos 150.000). La mayoría de ellos fallecieron a causa de las epidemias de tifus desatadas con la destrucción de las infraestructuras alemanas (vías férreas y autopistas) a causa de los bombardeos aliados, que causaron muchas víctimas, incluyendo no sólo las de muchos presos, sino también las de enfermeras, médicos y el personal de administración de los campos. Este hecho fue descrito por Paul Rassinier en sus obras, y confirmado también por la Cruz Roja en un informe de 1948 en el que explicó que los bombardeos sistemáticos de los aliados paralizaron los transportes y las comunicaciones;
"no se podía ya realizar el aprovisionamiento regular de los campos y la falta de alimentos provocó la muerte de un número creciente de personas, no solamente en los campos, sino también entre la población civil".
Los trabajadores eran necesarios en época de guerra y hubiese sido contraproducente ejecutarlos, por esta razón el 8 de diciembre de 1942, Heinrich Himmler, responsable máximo de todas las instalaciones de prisioneros, hizo llegar a todos los centros de internamiento una orden taxativa, conminando a las autoridades responsables a que "el índice de defunciones en los campos debe ser reducido a cualquier costo".
Según cifras oficiales del Holocausto, el número mínimo de muertos en trece campos de concentración alemanes fue de 1.548.491:

KZ (Campo de concentración)Número mínimo de fallecidos según la historia oficial
Auschwitz*960.000
Bergen-Belsen70.000
Buchenwald*56.000
Dachau31.591
Flossenbürg30.000
Gross-Rosen40.000
Neuengamme42.900
Mauthausen95.000
Majdanek*78.000
Mittelbau*20.000
Natzweiler25.000
Sachsenhausen100.000
Abteilung I?
1.548.491

De acuerdo con la información de un documento oficial de la Cruz Roja, la suma total de muertes fue de 271.304:


KZ (Campo de concentración)Stand (Up-dated)Número total de fallecidos
Auschwitz*31.12.197252.389
Bergen-Belsen30.09.19736.507
Buchenwald*30.09.197320.501
Dachau30.09.197317.842
Flossenbürg30.09.197318.259
Gross-Rosen30.09.19737.925
Hmb.-Neuengamme30.09.19735.570
Mauthausen30.09.197377.727
Majdanek*30.09.19736.920
Mittelbau*30.09.19737.187
Natzweiler30.09.19733.944
Sachsenhausen30.09.19734.785
Abteilung I31.12.197841.748
GESAMT31.12.1978271.304

Como lo explica el profesor Arthur R. Butz  posteriormente se utilizaron dudosos métodos, para alcanzar las exageradas cifras oficiales de "exterminados".
"Es sabido que, poco después del cese de hostilidades de la Segunda Guerra Mundial, todo judío que no pudo ser inmediatamente localizado, o que no se registró ante las autoridades aliadas, fue automáticamente considerado muerto por exterminio. Debido a este procedimiento absolutamente arbitrario, se llegaron a producir casos bastante ridículos. Uno de ellos es el de Simone Veil, quien fuera Ministra de Salud Pública del gobierno francés de postguerra y hasta llegó a ser presidenta del Parlamento Europeo. Se puede ver su nombre en la página 519 de la "Memoria de la Deportación de los Judíos de Francia", en dónde esta buena señora figura como persona ejecutada en la Cámara de gas . Su resurrección sigue siendo un misterio." Arthur R. Butz
 Documento de Sonderstandesamt
Otro documento revelador es el producido por el Registro Civil Especial (Sonderstandesamt) para los campos de concentración alemanes que registra, hasta diciembre de 1983, el total de 282.077 certificados de defunción emitidos por los campos de concentración y lo eleva a 373.468 considerando otros certificados de defunción emitidos fuera de ellos.

El documento es de 1984 y, por supuesto, termina con una advertencia sospechadamente alineada con la versión oficial:

“Los números de muertes certificadas en el Sonderstandesamt no permiten una conclusión sobre el número real de muertes.”

De alguna manera el documento nos da las victimas contabilizadas pero nos advierte de que no se pueden sacar conclusiones, un eufemismo de:

"Estos cadáveres hemos contado, pero debemos poner por ley y dogma este aviso"

KZ (Campo de concentración)Stand (Up-dated)Número total de fallecidos
Auschwitz*31.12.198353.633
Bergen-Belsen31.12.19836.851
Buchenwald*31.12.198320.671
Dachau31.12.198318.451
Flossenbürg31.12.198318.330
Gross-Rosen31.12.19838.355
Lublin/Majdanek*31.12.19837.671
Mauthausen31.12.198378.824
Mittelbau*31.12.19837.463
Natzweiler31.12.19834.431
Hmb.-Neuengamme31.12.19835.706
Ravensbrück31.12.19832.130
Sachsenhausen31.12.19835.012
Stutthof31.12.198312.303
Theresienstadt31.12.198327.604
Verschiedene31.12.19834.643
GESAMT31.12.1983282.077

Dato curioso: (Auschwitz, el conteo final)

El 18 de Abril de 1945, en la inmediata cosecha posterior de la Segunda Guerra Mundial, el New York Times reportaba que 4 millones de personas murieron en Auschwitz. Este "hecho" fue reportado constantemente durante la siguiente mitad del siglo, sin ser cuestionado.
Sin embargo, el 26 de Enero de 1995 en la conmemoración del 50 aniversario de la liberación de Auschwitz, ambos The Washington Post y The New York Times reportaban ellos mismos que las autoridades de Polonia tenían determinado que, la mayor parte del millón y medio de personas (de todas las razas y religiones) muertas en Auschwitz fueron por todo tipo de causas, incluyendo los casos de la muerte natural, y no 4 millones.
En la imagen de la izquierda, la placa exhibida en Auschwitz hasta 1989 que dice que 4 millones de prisioneros fueron asesinados en el campo.
En la imagen de la derecha, la nueva placa exhibida desde 2002, donde se rebaja oficialmente la cifra a 1,5 millones. 


Fuente:





miércoles, 13 de julio de 2016

LAS OLIMPIADAS DE BERLÍN, 1936


SEPARAR LOS HECHOS DE LA FICCIÓN:

A pesar de su actuación sin precedentes en los Juegos olímpicos y de la noticia ampliamente publicada -- pero falsa-- de que Hitler había desairado a Owens, él retornó a casa para enfrentar una lucha racial en su propio país.

“Cuando volví a mi país natal, DESPUÉS DE TODAS LAS HISTORIAS  SOBRE HITLER, no pude viajar en la parte delantera del autobús en mi propio país. Volví a la puerta de atrás. No podía vivir donde quería. Ni siquiera fui invitado a la Casa Blanca a darle la mano al Presidente de mi país."- Jesse Owens, campeón olímpico Estadounidense en Alemania 1936. (The Jesse Owens Story, de 1970) 
EL MITO DEL DESAIRE DE HITLER:

Uno de los muchos mitos más comunes  que ha sido perpetuado por los medios de comunicación es que en los  Juegos olímpicos, Adolf Hitler desairó a Jesse Owens negándose a estrechar su mano. La realidad es otra. Hitler en el primer día de los Juegos olímpicos, de hecho estrechó las manos de varios competidores de Alemania y Finlandia. Fue un error hecho en la buena fe. Esa tarde, el Fuhrer recibió un mensaje del Conde Baillet-Latour, quien fuera Presidente del Comité Internacional de los Juegos olímpicos. Donde se le indico respetuosamente al Líder alemán que como él era un invitado de honor, debía felicitar a todos o a ninguno -- en público por lo menos.

Así Hitler, al igual que los otros mandatarios anteriormente, escogió lo último como lo más sensato. Con 156 medallas de oro que serían otorgadas en las diferentes locaciones y momentos, no era físicamente posible felicitar a cada ganador personalmente. Ante la solicitud del Presidente del Comité Olímpico Internacional, Hitler opto por los segundo.


Es interesante hacer notar que el propio Presidente de Jesse Owens, Roosevelt, no le presentó honores a este gran atleta y se negó, de hecho, a reunirse con él, a pesar de que no existía alguna restricción protocolar impuesta en él.


"HITLER NO ME IGNORÓ… fue nuestro presidente [Roosevelt] quien me ignoró, ni siquiera me envió un telegrama".—Schaap, Jeremy (2007). Triumph: The Untold Story of Jesse Owens and Hitler's Olympics. New York: Houghton Mifflin Harcourt. p. 211. Retrieved February 8, 2015.
Pero después, Jesse Owens dijo:

“Cuando pasé, el Canciller [Adolf Hitler] se levantó, me saludó con la mano y yo le devolví la señal. Pienso que los reporteros tuvieron mal gusto al criticar al hombre del momento en Alemania.”—Jesse Owens, en una entrevista al Tampa Tribune antes de fallecer en el hospital de cáncer del 01/04/80, páginas 1 y 3-6.
Después, Owens y su entrenador, Larry Snyder a su llegada a Londres, se quejaron de que se sentían como “focas entrenadas”'. Ellos fueron sujetos de un bombardeo de ofertas de publicidad fraudulentas, de tal magnitud que se negaran a continuar conversaciones. El tiempo probó que Jesse Owens y Larry Snyder tenían razón. Ninguna de las ofertas significó algo, pero los promotores de grandes nombres como Eddy Cantor, habían recibido mucha publicidad favorable. Volviendo a casa, en los Estados Unidos, Jesse Owens fue tratado como un fenómeno y como un animal.

"Ante la multitud curiosas corrió contra caballos (y ganó). Corrió contra automóviles, camiones, perros, y jugadores de béisbol con una ventaja." –Norman Katkov "Jesse Owen revisited, The world of the Sport", pág .289.

EL MITO Y LA VERDAD: 


Por más de setenta  años de ornamento fantasioso, y de ignorancia y de comentarios destructivos, han creado una imagen falsa sobre esta noticia, que nada tiene que ver con la realidad. 

Este evento internacional es a menudo mencionado en el contexto de que fueron los Juegos Olímpicos en que el americano, Jesse Owens, “humilló a la Alemania de Hitler”  y destruyó el mito de la “superioridad aria.” ¿Pero cuáles son los verdaderos hechos?

Jesse Owens, un excelente atleta, que era ciudadano de un país cuyo racismo era total y denigrante. El contraste entre los dos países habría sido bastante notable para este humilde y amable ex recogedor de algodón.


En la Alemania de Hitler, Jesse Owens podía compartir un autobús o un viaje en el tranvía con personas blancas. Tratado igualmente con todo el respeto ante la ley, podía sentarse en un cine al lado del blanco, podía usar los retretes públicos, y cenar tranquilo en los restaurantes, quedarse en hoteles sin que alguna discriminación le sea mostrada hacia él.

Jesse Owens y Luz Long, una amistad perdurable y sincera

Había mucho de lo que Owens podría hacer en Alemania, cosas que estaban prohibido en su hogar. En Estados unidos a los atletas negros se le obligaba a comer aparte de sus compañeros atletas blancos, e incluso tenían sus propios bebederos.


No había ningún Negro en alguno de los equipos de béisbol de la ligas mayores y no había ningún nadador Negro. Esto era por supuesto en el llamado ilustrado Norte. En los estados del sur, no había ninguna posibilidad que un negro fuese permitido de participar en algún deporte, a menos que él compitiera solamente con otros Negros. 

Para Jesse Owens, sus días en Alemania deben de haber sido de hecho, felices. Allí recibió un gran trato por parte de todo el pueblo alemán es mas lo idolatraban.

"Es difícil imaginar mi felicidad. Cuando corría, hubo un momento en que me pareció que tenía alas. Todo el estadio se mostraba tan animado, que me contagió y corrí con más alegría; pareciendo que había perdido el peso de mi cuerpo. El entusiasmo deportivo de los espectadores alemanes me impresionó profundamente, especialmente la caballeresca actitud del público. Pueden decir a todos que agradecemos la hospitalidad germana"...

- JESSY OWENS, publicado por el "Correio do Povo" de 4/VIII/1936.

"Algunas mañanas en la Villa de los Juegos Olímpicos, el héroe atlético del momento fue despertado por fotógrafos aficionados que se reunían fuera de la ventana de su alcoba para hacer fotografiar al atleta antes de que pudiera recobrar el equilibrio para una de sus muchas apariciones antes la multitud en Berlín." -- Richard D. Mandell Snyder; Entrenador de Jesse. Saturday Evening Post. Sábado 7 de noviembre de 1936. 
Testimonio de Jesse Owens sobre el trato que le dieron los alemanes:


Una entrevista con Marlene Owens Rankin, la hija de Jesse Owens en donde habla acerca de como trataron a su padre en los Juegos Olímpicos.



Fue la Norteamérica de los años treinta, que había visto 26 linchamientos - todos de Negros; una Norteamérica dónde los Negros tenían que usar retretes públicos separados y transporte público separado; iban a escuelas exclusivas para Negros y no podía mezclarse con personas blancas en los restaurantes, cines, hoteles, estadios, etc. la Alemania de Hitler y el pueblo alemán debe haberle parecido muy acogedor por el contraste.






PARA EL REGISTRO:

La Alemania de Hitler ganó un total de 101 medallas (41 de oro) y 223 puntos. Su único rival creíble fue los Estados Unidos que aunque tres veces más grande en población sólo ganó un 40% menos de medallas y puntos. (25 medallas de oro -- 4 de Jesse Owens – y sólo 132 puntos). El tamaño de U.S.A y su dependencia en los atletas de color, hicieron poco para reducir lo conseguido por los alemanes, que de hecho, justificaba la afirmación de Hitler del potencial  de su pueblo.

La Alemania de Hitler (población de 80 millones) ganó más medallas de oro que los Estados Unidos, Gran Bretaña, India, Canadá, Argentina, Francia, y Noruega juntos; una población combinada de 1,160 millones: 14 veces más grande que Alemania. Si esto es “humillación”, quizás nosotros podríamos hacerlo con un poquito de esto en nosotros mismos.


Testimonio de un capitán Británico, acerca del encuentro de Hitler y Owens, en donde claramente observo estrechando sus manos. Min 5:20. Pincha el enlace. 

“Realmente presencié a Hitler estrechando sus manos con Jesse Owens y felicitándolo por lo que él había logrado." — Eric Brown, piloto más condecorado aún vivo de la marina británica, Documental de la BBC “Britain's Greatest Pilot: The Extraordinary Story of Captain Winkle Brown” desde el minuto 5:20, June 1, 2014.


¡HITLER SÍ SALUDÓ A JESSE OWENS!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Con tecnología de Blogger.
Mi foto

“Para saber quien gobierna sobre ti, simplemente encuentra a quien no estás autorizado a criticar”  

¡Busca Más información!

Lo más visto: