Enter Slide 1 Title Here

Enter Slide 2 Title Here

Enter Slide 3 Title Here

martes, 27 de septiembre de 2016

A lo largo de la Historia - de la más reciente - ha habido diversas personas que han cobrado fama por su facilidad como oradores. De 1900 hasta 1940 fueron los oradores la base y fundamento de toda acción política. Siendo Hitler uno de los más importantes, en su obra Mi lucha deja claro que los oradores son los que arrastran a las masas y no los escritores. 


Hitler orador:

Hitler poseía un natural talento en la oratoria, un singular personal indescifrable, magnético. Lo que llamamos carisma. Resulta pues adecuado apuntar algunos rasgos típicos de los discursos de Hitler, pues resultan muy valiosos.

Hitler en su primer discurso como canciller de Alemania, 1933

Una de las características de la oratoria de Hitler la hallamos en las afirmaciones categóricas. En muchas ocasiones hallamos esas afirmaciones, sin embargo, cuando el tema en cuestión contiene alguna complicación, sobre economía, fenómenos históricos, etc. -, sigue invariablemente a esta afirmación, una serie de detallados y clarísimos ejemplos, que dejan tan claramente expuesto el problema que es innecesaria una explicación posterior. No hay nada más claro para entender la economía que los discursos que Hitler dio sobre el tema. Son trasparentes como el cristal.

Hitler solía utilizar las repeticiones. A lo largo de cada discurso pueden destacarse dos o tres temas principales, y desde diversos puntos vuelven una y otra vez sobre ellos, pero en una forma amena y sencilla.

La característica más remarcables de Hitler es posiblemente la adaptación al auditorio. Le bastaba una simple mirada para sentirse parte del auditorio y dialogar con ellos con toda sencillez o con toda gravedad.

Otra de las características de los discursos de Hitler, es la utilización del diálogo en el discurso, esta forma era muy habitual en él y se logra con ella un efecto de claridad y sencillez muy adecuado.

“Son otros muchos los que dicen: Piense usted en que todo pesa sobre las espaldas de los jóvenes. ¡Pues pueden sentirse orgullosos de pasar por esa escuela!” Este fragmento de discurso, elegido al azar, muestra una forma muy peculiar y habitual de Hitler en su oratoria.

A través de esos diálogos, consigue Hitler exponer ideas muy profundas en forma muy sencilla. También es normal en Hitler la puntualización de soluciones o de problemas a través de primero, segundo, tercero, etc. Y en general sus discursos cuentan con una parte inicial histórica, evocando los primeros tiempos de lucha, para pasar luego a los temas del momento.

La idea de Hitler de que debía empezarse en forma moderada, casi rutinaria, con la voz monótona durante una hora, para pasar en la siguiente a actitudes combativas, continuar en la tercera en igual forma y volver en la cuarta hora al período inicial.

Sin duda Hitler no dejaba nada al azar, siempre estaba pendiente de su postura y oratoria a la hora de dirigirse al público. En las siguientes imágenes se puede apreciar a Hitler en donde cuida sus movimientos con una especie de mímica ante el espejo para ensayar sus arengas tan famosas.


Estas fotografías se han utilizado en muchas ocasiones para desacreditar a Hitler diciendo que era una especie de payaso o de histérico. Pero lo cierto es que, a pesar de la promesa de Hoffmann, su fotógrafo, los negativos no fueron destruidos. 


Hitler recibió enseñanza teatral. Ensayó todos sus gestos famosos y hasta las expresiones faciales. Tuvo un profesor, Paul Devrient, que fue cantante de ópera. Este le enseñó técnicas para su puesta en escena y también le enseñó a educar su voz. Pocos políticos se habían tomado esas molestias. Pero Hitler sí. No dejó nada al azar. Solía quedarse afónico tras sus discursos y terminaba absolutamente agotado. Después de cada aparición pública solía preguntar a sus colaboradores sobre cómo había estado.

En 1931 la revista norteamericana Vanity Fair lo incluyó entre los mejores oradores de la época. Ciertamente Hitler fue un genio de la oratoria.


Fuente:

lunes, 26 de septiembre de 2016

Las siguientes conversaciones de Hitler fueron recogidas el 13 de octubre de 1941


13 de octubre de 1941:

Los países a los que invitemos a participar en nuestro sistema económico, deben tener derecho a su parte en las riquezas naturales de las regiones del este,  y deben encontrar allí salida para su producción industrial. Sería  suficiente hacerles entrever las perspectivas, para que se adhirieran a nuestro sistema. Una vez que esa región esté  organizada  por nosotros, toda amenaza  de paro en Europa quedará descartada.

En el plan económico, América no puede ser nunca un aliado para estos países. Sólo puede pagarse a América con oro. Un comercio que se base en un intercambio de productos es imposible con América, ya que América sufre de un excedente de materias primas y de una plétora de artículos manufacturados. Este oro que los americanos reciben a cambio del trabajo que producen, lo sepultan en sus cofres...


Si estuviera en América, no me asustaría. Sería suficiente poner en pie una gigantesca economía autónoma. Con sus nueve millones y medio de kilómetros cuadrados de territorio, ¡en cinco años estaba resuelto el problema!

América del Sur no puede ofrecer a los Estados Unidos más que productos de los cuales los norteamericanos poseen ya excedentes. ¿Cómo podrían exportar allí automóviles?.

El río del porvenir es el Danubio. Lo uniremos al Dnieper y al Don por el mar Negro. El petróleo y los cereales correrán  hacia nosotros.


Nunca será demasiado grande el canal que se construya desde el Danubio al Main. Que se le añada el canal del Danubio al Oder y tendremos entonces un circuito de proporciones enormes.

Europa cobrará importancia por si misma. Europa y no ya América, será el país de las posibilidades ilimitadas. Si los americanos son inteligentes comprenderán el interés de esta obra y participarán en ella.

No existe ningún país que en tan gran proporción pueda ser independiente como lo será Europa. ¿Dónde hay una región capaz de suministrar hierro de la calidad del hierro ucraniano? ¿Dónde encontrar más níquel, más carbón, más manganeso? En Ucrania se encuentra la fuente de manganeso donde se aprovisiona incluso América. ¡Y con esto tantas otras posibilidades? Los aceites vegetales, las plantaciones de hevea por organizar. Con 40.000 hectáreas  de terreno consagradas al cultivo del caucho están cubiertas nuestras necesidades.


El que gane esta guerra no tendrá que preocuparse por hacer juegos de manos económicamente. Aquí se lucha por la posesión de un suelo.

A pesar de todos sus esfuerzos, el que no posee riquezas naturales termina derrumbándose. La fecundidad de la tierra es limitada; sólo un cuarto de la superficie del globo es lo que está actualmente a disposición de la humanidad. Por esto es por lo que se lucha. Y está en el orden de la naturaleza, ya que así se hace la selección.


Cuando un hombre procrea sin haber ensanchado previamente las bases de su vida, comete una inconsciencia. Pero si estima que a causa de esto debe renunciar a tener hijos, peca por exceso quedando como deudor respecto a la vida.

Es verdad que las preocupaciones no desaparecen nunca. Cuando era un muchacho tuve preocupaciones del orden de los diez, veinte o treinta marcos. La única época en que no he conocido apuros ha sido durante mis seis años de vida de soldado. Allí no se preocupaba  uno por estas cuestiones. Nos suministraban el traje, que si no era magnífico, era honorable. La cama, la comida, y a falta de domicilio, el permiso de dormir en cualquier sitio. Después volvieron las preocupaciones, las del Partido -primero del orden de los diez mil marcos-, más adelante de millones. Después de la toma del poder, y fue cuestión de millares de millones.


Más tarde todavía, nuevas dificultades. Primero ¿cómo absorber el paro? Una vez desaparecido el paro ¿dónde encontrar obreros? ¡Qué se instalen máquinas! Sin cesar, nuevos problemas que resolver. Esto sigue hoy. Decimos: "que se hagan prisioneros". Y luego pensamos "¿qué hacer con esos prisioneros?"

Todos los emigrados son iguales. Fijan su pensamiento en una crisis de su propia historia que consideran un hito en la marcha del mundo. Ignoran todo lo que desde entonces ha podido suceder. Sólo un genio sería capaz de elevarse sobre este modo particular de ver las cosas.

Existen también emigrados psíquicos. El inglés se ha quedado en el 9 de noviembre de 1918.


Me he preguntado estos días si no deberíamos reunir a los dirigentes responsables de la economía de los siguientes países: Dinamarca, Noruega, Países Bajos, Bélgica, Suecia y Finlandia. Les daríamos una idea de las perspectivas que se presentan hoy. La mayor parte de ellos no se da cuenta para nada del inmenso campo que se abre ante nosotros. Son ellos, sin embargo, los que tienen un interés positivo en que se haga algo a favor de sus países. Si comprenden claramente que el excedente de su población encontrará salida en el Este, y que su país podrá en adelante procurarse todo lo que le hace falta, no me parece imposible que se pasen a nuestro campo, desplegados sus estandartes. Sería un primer paso que a nosotros nos recordaría lo que fue la creación del Sollverein.

Hoy he expuesto mis concepciones financieras al Ministro de Economía. Está entusiasmado. Prevé que dentro de diez años, Alemania se habrá descargado así del fardo de la guerra, sin que por esto nuestro poder de compra haya disminuido en el interior.


Fuente: 


martes, 20 de septiembre de 2016

Adolf Ziegler

“Retrato de los niños”


Adolf Ziegler (1892-1959) fue uno de los más renombrados artistas del Tercer Reich. El pintor alemán alcanzó su mayor fama en la época Nacional Socialista como Presidente de la Cámara de Bellas Artes del Reich entre los años 1936 y 1943. 

“Los Cuatro Elementos”

Ziegler nació en la ciudad de Bremen. A la edad de 19 años comenzaría sus estudios en la Academia de Arte de Weimar, desde 1914 a 1917. Ziegler participó en la Primera Guerra Mundial. Ya en la época de la República de Weimar entró en contacto con Adolf Hitler y pronto se convirtió en un miembro del partido. Desde el año 1933 se convertiría en profesor en la Academia de Arte en Mónaco de Baviera.

      “Herta Studienkopf, 1937”                             “Retrato de una dama, 1943”
         
En 1936 fue llamado a la presidencia de la Cámara de Cultura del Reich. Un año más tarde, en 1937 inauguraría la exposición del Arte Degenerado. Dicha crítica al arte moderno tendría mucho éxito entre los ciudadanos alemanes y extranjeros. 

“Diosa del Arte”

Artísticamente Ziegler pertenece al nuevo realismo en la tradición clásica de la pintura occidental. Su arte trata de representar una imagen ideal del hombre de formas nobles, y la belleza de las mujeres nórdicas. Por esta razón se convirtió en un importante referente artístico a la diligencia Nacional Socialista y, después, un exponente de oficial.


Entre sus obras más representativas es el tríptico " Los cuatro elementos ", que fue adquirida por Adolf Hitler y se encuentra al final de la guerra en "Führerhaus" en Mónaco. A la llegada de las tropas estadounidenses fue robado como botín de guerra temporalmente.

“Los cuatro elementos, en la casa de Adolf Hitler”

Finalmente Ziegler  moriría en septiembre de 1959 a los  67 años de edad, en la ciudad de Varnhalt en Baden-Baden, donde viviría en soledad en los años de posguerra y un recuerdo de majestuosidad artística.


Si deseas conocer más de su obra:   

Adolf Ziegler


lunes, 19 de septiembre de 2016

Cuando Hitler llegó a Múnich por primera vez se alojó en casa del sastre Popp. Tenía veinticuatro años de edad. Hitler recordaría su época de Múnich antes de la guerra como una de las más gratas de su vida. Sin embargo, esa tranquilidad que disfrutó en Múnich se rompió con el estallido de la guerra. Se conserva una carta que el Führer envío a su casero, en donde podemos ver claramente el afecto que sentía hacia él.


La carta es muy representativa e importante. En ella podemos ver que Hitler no era una persona asocial. Podemos ver que era una persona con sentimientos y que consideraba al señor Popp como de su propia familia. De paso, es importante por cuanto comenta la concesión de la condecoración de la Cruz de Hierro. En muchas ocasiones se ha dicho que Hitler la consiguió mediante artimañas y engaños. Nada más lejos de la realidad. La carta está fechada el 3 de diciembre de 1914.

Contenido de la Carta:

Querido señor Popp,

Lille es una gran ciudad típicamente francesa. Algunos barrios fueron atacados e incendiados. Sin embargo, en conjunto, la ciudad ha sufrido poco. En Lille, como he dicho, estábamos en estado de alerta. A la una de la madrugada del 27 se recibe de improviso la orden de marcha. Salimos de la ciudad a las dos y el 29 a las siete de la mañana nos encontramos en primera línea de ataque. Fue la batalla de Gheluwe en Bezeluere. Durante cuatro días luchamos en un durísimo combate y puedo decir con orgullo que nuestro regimiento se batió heroicamente desde el primer día. Al llegar la noche habíamos perdido casi todos los oficiales... Al cuarto día, de los 3.600 hombres de nuestro regimiento, solo quedaban 611. Sin embargo, habíamos derrotado a los ingleses. Yo fui ascendido a cabo y salí, puede decirse, milagrosamente incólume.

Después de tres días de reposo reemprendimos el avance. Combatimos cerca de Messines y, después, en las proximidades de Wytschalte. Allí fuimos otras dos veces al ataque. Sin embargo la lucha se hacía más dura. Mi compañía no contaba más que con 42 hombres y la onceava sólo con 17. Ahora hemos recibido tres transportes de refuerzos con un total de 1.200 hombres. En cuanto a mí, inmediatamente después del segundo combate, fui propuesto para la Cruz de Hierro, pero el comandante de la compañía fue gravemente herido el mismo día y no se concretó.
En compensación fui trasladado al Estado Mayor, como portaórdenes de combate. Desde entonces, puedo decirlo perfectamente, he puesto en juego la vida cada día y me he enfrentado cara a cara con la muerte. El propio Coronel Engelhart me propuso para la Cruz de Hierro. Pero el mismo día, también él fue gravemente herido.

Era ya el segundo comandante de nuestro regimiento; el primero había caído al tercer día. Ahora fui propuesto nuevamente por el Asistente Mayor Eichelsdorf, y ayer, 2 de diciembre, obtuve efectivamente la Cruz de Hierro. Ha sido el día más feliz de mi vida.

Por otra parte, mis compañeros, que también la merecían, están casi todos muertos. Le ruego, querido señor Popp, que me consiga el periódico donde se habla de la condecoración. Quisiera conservarlo como recuerdo, si Dios me deja con vida.

Y ahora señor Popp, ¿cómo está usted y su familia?

Espero que todos se encuentren con buena salud. Es un verdadero milagro que yo esté bien a pesar del ajetreo y la falta de sueño. ¿Qué hacen Peggy y Liesl? Pienso a menudo en Múnich y particularmente en usted, querido señor Popp, y en su señora. A veces siento una gran nostalgia de casa.

Aquí termino, querido señor Popp, y le ruego además me disculpe por no haberle escrito antes. La culpa es de la Cruz de Hierro.

Cabo Hitler

16 regimiento reserva bav.

6ª división reserva bav.

1 compañía (estado mayor de regimiento)



Hitler (el del medio a la derecha) entre los soldados del Regimiento List y Foxl.


miércoles, 14 de septiembre de 2016

Fragmento del libro “Mi Doctrina” por Adolf Hitler 


La prensa:

Es costumbre, en los círculos periodísticos, designar la prensa como un gran poder en el Estado. En realidad, su importancia es verdaderamente inmensa, y no se debe subestimarla; pues, en efecto, es el periodismo el que continúa realizando la educación de los adultos. Se puede, a grosso modo, dividir a los lectores de diarios en tres categorías:

1. Los que creen todo lo que leen.
2. Los que ya no creen nada.
3. Los cerebros que examinan con espíritu crítico lo que han leído antes de juzgar.

El primer grupo es numéricamente el mayor. Comprende la gran masa del pueblo y representa, pues, desde el punto de vista intelectual, la parte más sencilla de la nación. Con este grupo, no se puede relacionar tal o cual profesión particular; a lo sumo se puede, a grandes rasgos, trazar en él divisiones según los grados de inteligencia. Pero comprende a todos los que no han recibido, por su nacimiento o su educación, el don de pensar por sí mismos y que, sea por incapacidad o por imposibilidad de criticar, creen todo lo que se les presenta, con tal que esté impreso.

Con este grupo se relaciona esa categoría de holgazanes, que podrían pensar por sí mismos pero que, por pereza espiritual, aceptan con reconocimiento todo lo que otro ha pensado ya, suponiendo modestamente que el que ha hecho esfuerzo por pensar, habrá pensado bien. Sobre todos aquellos que representan la gran masa, la influencia de la prensa será extremadamente importante. No están en disposición ni en situación de examinar por sí mismos lo que se les presenta... Esto puede constituir una ventaja si tienen por guía a autores serios que investigan la verdad. Pero si los que los informan son canallas o embusteros, esto constituye evidentemente una desventaja.

El segundo grupo tiene una importancia numérica muy inferior. Está formado, en parte, por elementos que habían pertenecido antes al primer grupo, puesto que, después de largas y amargas desilusiones, han pasado a la actitud contraria, y ya no creen en nada... en cuanto se les habla por intermedio de un texto impreso. Detestan todos los diarios, no leen ninguno, o bien desaprueban sistemáticamente todo su contenido que no es, según ellos, más que un tropel de inexactitudes y de mentiras. Estos hombres son de difícil manejo; pues, aún en presencia de la verdad, conservan siempre su desconfianza. Son, por consiguiente, nulos para todo trabajo positivo.

Por último, el tercer grupo es con mucho el más escaso. Está formado de espíritus verdaderamente inteligentes y de gusto afinado, a los cuales dotes naturales unidas a la educación han enseñado a pensar, que tratan de juzgar cada asunto por sí mismos, que someten todo lo que han leído a meditaciones y exámenes profundos y frecuentes. No leerán un diario sin colaborar largamente por medio del pensamiento con el autor, cuya labor es entonces difícil. Se comprende que los periodistas no estiman a estos lectores sino con cierta reserva. Para los que pertenecen a este tercer grupo, las estupideces con que un diario puede adornar sus textos son poco peligrosas, o al menos poco importantes. En el curso de su vida, han adquirido la costumbre de ver en el periodista un personaje poco serio, que no dice la verdad sino de vez en cuando. Es triste que la importancia de estos hombres superiores resida en su inteligencia y no en su número, lo cual es de lamentar en nuestra época en que la sabiduría no es nada y en que la mayoría lo es todo. En nuestros días, como la cédula de voto de la masa prevalece, el grupo más nutrido es el que tiene forzosamente mayor importancia, es decir el tropel de sencillos y de crédulos.

Es un deber de Estado y un deber social de primordial importancia el proceder de manera que estos hombres no caigan en las manos de educadores perversos, ignorantes o aún mal intencionados. Por eso, el Estado tiene el deber de encargarse de su educación y de impedir todo artículo escandaloso. Por eso debe vigilar severamente la prensa, pues su influencia sobre tales hombres es la más poderosa y la más durable que hay, ya que su acción no es efímera sino continua.

La importancia preeminente de su enseñanza reside enteramente en la repetición igual y constante de esta enseñanza. Aquí, como en otras cosas, el Estado no debe olvidar que todos los medios deben concurrir a un mismo fin. No debe dejarse engañar o engatusar por las fanfarronadas de lo que se llama libertad de prensa, que lo conducirían a faltar a su deber y a privar a la nación de ese alimento que le es necesario y la fortalece. Debe, con decisión y sin dejarse detener por un obstáculo cualquiera, poner este medio de educación al servicio del Estado y de la nación.

(Adolf Hitler, Mi doctrina, Capítulo III: La propaganda, la prensa, pág. 27-28)


Libro: 



El 10 de febrero de 1933 se celebra en el Sportpalast de Berlín un momento histórico: Adolf Hitler se dirige por primera vez a la nación como canciller de Alemania en un mitin de proporciones colosales. Joseph Goebbels hace una brillante introducción exponiendo a los enemigos del resurgir nacional. 

Traducido por primera vez al español por AJ


Primer discurso de Adolf Hitler como canciller de Alemania, celebrado el viernes, 10 de febrero de 1933 en el Sportpalast de Berlín, sólo 11 días después de asumir el cargo. 

lunes, 12 de septiembre de 2016

Dibujos de “Sabiondo, Mudito y Tímido”, personajes de la película de Disney Blancanieves y los siete enanos, y uno de Pinocho, estaban firmados con las iniciales A.H.


     Pinocho                                                                Sabiondo 

En 1940, el führer, pintó una serie de acuarelas sobre algunos de los populares personajes de las fábulas infantiles Blancanieves y Pinocho de las versiones de Walt Disney. Los personajes de Blancanieves que éste pintó fueron: Mudito, Sabiondo y Tímido. En cuanto a Las aventuras de Pinocho, solo pintó a su personaje principal.

 Se puede apreciar la firma de A.H, al pie del personaje 
popular “Sabio”

En el año 2007, el noruego William Hakvaag compró por tan solo 200 euros (300 dólares) una acuarela en una subasta en Internet que mostraba una típica casa de estilo bávaro situada en un tranquilo ambiente romántico, rodeada de altos pinos, y estaba firmada por "A.Hitler 40″. Los compradores no parecían muy interesados en la obra. Y la propietaria de ella, dijo haberla encontrado en un ático cuando limpiaba la casa de sus abuelos (Al parecer, la acuarela había estado en posesión de la familia desde hacía dos generaciones).

Cuadro donde se encontraban ocultas las acuarelas con los 
personajes de Walt Disney. 

Al cambiarle el marco, se topó con cuatro acuarelas ocultas: tres con dibujos basados en el clásico de dibujos animados de 1937 "Blancanieves y los siete enanitos", todos firmados con las iniciales A.H, y otro de Pinocho.

Personaje popular de Disney “Timido” 

El hecho de que Hitler poseía la película de Blancanieves y estaba entusiasmado con ella está probado, entre otras cosas, con apuntes en el diario del ministro de propaganda Joseph Goebbels. Hakvaag asegura que eso lo averiguó tras el sorpresivo hallazgo en el marco del cuadro.

Personaje popular de Disney “Pinocho” 

De todas maneras, la televisión noruega pidió la presencia del historiador especializado en arte Tommy Sorbo para acompañar la entrevista a Hakvaag. Y éste confirmó, en principio, que el papel utilizado es bastante antiguo y que las iniciales podrían provenir de Hitler.

Personaje popular de Disney “Mudito” 

Las dudas de Sorbo se centran más bien en el hecho de que el caudillo alemán posiblemente tuviera otra cosa en la cabeza en 1940 que copiar personajes de dibujos animados. Junto con Hakvaag, investigó temas como cuándo comenzaron los temblores en las manos de Hitler, que hubieran hecho imposible la realización de los dibujos.
Pero ninguno de los dos llegó a alguna conclusión muy clara. El descubrimiento del falsificador alemán Konrad Kujau, quien escribió unos falsos Diarios de Hitler a principios de los 80, no altera a William Hakvaag. "No, yo sabía desde el principio que aquello era falso". En el caso de las acuarelas, en cambio, "todo encaja de alguna manera".

El descubridor de las acuarelas cree saber por qué Hitler las habría realizado: "Quería impresionar a su novia Eva Braun y decirle: mira lo que también sé hacer"

Durante la Primera Guerra Mundial, Hitler escribe una poesía mientras se encontraba luchando en las  trincheras alemanas 


Durante la Primera Guerra Mundial, Adolf Hitler, escribió un poema, donde se puede apreciar sus sentimientos en torno a la guerra. A continuación se muestra el poema publicado en la página 90 de "El profeta de la Edad de Hierro". Se puede observar el simbolismo oculto, el árbol del mundo (el Yggdrasil), Wotan (También conocido como Odín en la mitología nórdica), las runas, la magia, los poderes de los astros y el cosmos, el deseo de justicia y de separar a los buenos y justos de los que son falsos. Cuando Hitler escribió esto estaba en plena batalla y tenía 26 años. Probablemente la obra de Richard Wagner lo inspiró fuertemente.

El profeta de la Edad de Hierro

A veces, en las noches amargas, voy al roble de Wotan.
Rodeado de silencioso fulgor,
Para forjar una alianza con los poderes nocturnos.
Las letras rúnicas que hace la luna con su mágico hechizo
y todos quienes durante el día están llenos de impudicia,
¡Se vuelven pequeños ante la fórmula mágica!
Ellos arrojan lanzas de acero pero en vez de dar en el blanco,
Se solidifican en estalagmitas.
Así, los falsos son separados de los verdaderos.
Yo llego a un nido de espadas y doy entonces con mi fórmula
Bendiciones y prosperidad para los buenos y para los justos.


Otro poema compuesto por Hitler, en este caso dedicado a su madre:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Con tecnología de Blogger.
Mi foto

“Para saber quien gobierna sobre ti, simplemente encuentra a quien no estás autorizado a criticar”  

¡Busca Más información!

Lo más visto: