miércoles, 28 de diciembre de 2016

Discurso de Adolf Hitler celebrado en Berlín el 10 de Diciembre de 1940


Adolf Hitler habla a los trabajadores – En la fábrica Rheinmetall Borsig.

Frente a esto se alza un mundo completamente diferente. En el otro mundo el ideal más alto es la lucha por la riqueza, por el capital, los bienes de familia, el egoísmo personal, todo lo demás son medios para estos fines. Estos dos mundos se enfrentan en la actualidad.

Sabemos perfectamente que si somos derrotados en esta guerra no solo sería el final de nuestro trabajo Nacionalsocialista de reconstrucción, sino también el fin del pueblo alemán en su conjunto. Porque sin su poder para coordinarse el pueblo alemán se morirá de hambre.

Hoy en día una masa de 120 o 130 millones de personas depende de nosotros, de los cuales 85 millones son de nuestra propia gente. Somos conscientes de este hecho. Por el contrario ese otro mundo dice: “si perdemos nuestro sistema capitalista mundial se derrumbara, porque el oro que está guardado en nuestras bodegas perderá su valor, si la idea de que el trabajo es el factor decisivo se extiende en el extranjero, ¿Que va a pasar con nosotros? Habremos comprado oro en vano. Toda nuestra pretensión de dominio mundial desaparecería.

La gente acabaría con las dinastías de las altas finanzas. Presentarían sus reivindicaciones sociales y todo el sistema se derrumbaría”. Entiendo muy bien porque declaran: “vamos a evitar esto a toda costa, hay que impedirlo”. Ellos han visto exactamente como se ha reconstruido nuestra nación, lo han visto claramente. Por ejemplo, no vemos un estado gobernado por un pequeño número de personas de clase alta, que envían a sus hijos a sus propias escuelas, como por ejemplo el colegio Eton. 

Nosotros tenemos los colegios Adolf Hitler o los colegios nacionales de educación política. Por un lado los hijos de las plutocracias, magnates financieros y por el otro lado los hijos de las personas. “Etonians y Harrovians” son los que en exclusiva tienen las posiciones de liderazgo allí estos son las personas a cargo del estado. Estos son los dos mundos. Y uno de los dos sucumbirá. Si fuéramos nosotros los que tuviéramos que sucumbir el pueblo Alemán también sucumbiría con nosotros. Pero si cayeran los otros, estoy seguro de que estas naciones serian libres por primera vez. 

No estamos luchando contra el pueblo Francés o ingles. No tenemos nada en su contra. Durante años he proclamado esto como objetivo de mi política exterior. No exigimos nada de ellos, nada en absoluto. Cuando empezaron la guerra no pudieron decir: “lo estamos haciendo porque los Alemanes exigieron tal o cual cosa de nosotros”. Por el contrario, dijeron que: “le estamos declarando la guerra porque el sistema alemán de gobierno no nos conviene, porque tenemos miedo a que se extienda a nuestra propia gente”. Por esta razón se ha empezado esta guerra. Ellos querían arruinar a la nación Alemana y llevarla de vuelta a la época de Versalles, a la indescriptible miseria de esos días. Sin embargo han cometido un error.

Si como todo apunta esta guerra es una del oro contra el trabajo, el capitalismo contra los pueblos y la reacción contra el progreso de la humanidad, entonces el trabajo, los pueblos y el progreso saldrán victoriosos.

No les servirá de nada incluso con el apoyo de la raza judía. He visto todo esto desde hace años.

¿Qué fue lo que le pedí al mundo exterior?, nada más que el derecho del pueblo Alemán a unirse y en segundo lugar que se les restaurara lo que se les había quitado. No pedí nada que pudiera haberle implicado quitarle algo a otro pueblo. ¿Cuántas veces les extendí mi mano?

Incluso inmediatamente después de mi llegada al poder. La industria del armamento se traga mucha mano de obra, mano de obra que hubiera preferido emplear en otros planes.

Y mis compatriotas, es de conocimiento común que tengo planes, algunos de ellos grandes y bellos planes para mi pueblo. Tengo la ambición de hacer rico al pueblo Alemán, de que los alemanes tengan tierras hermosas. Me gustaría que aumentara el nivel de vida del individuo.

Desearíamos desarrollar la más bella y mejor cultura. Me gustaría hacer teatros asequibles para el disfrute de todo el pueblo y no solo para los adinerados como en Inglaterra. Más allá de este deseo, que la cultura Alemana sea del beneficio del pueblo. Estos enormes planes necesitan de mano de obra para su realización. El armamento solo lo necesitan los “otros” hombres. Hice propuestas para limitar el armamento, pero todo lo que hicieron fue reírse de mí.

La única respuesta que recibí fue un “NO”. Propuse la limitación de ciertos tipos de armamento, también fue rechazado. Propuse que la aviación debería ser eliminada por completo de la guerra, igualmente se rechazo.

Entonces también sugerí que al menos podríamos dejar fuera los bombardeos, también se negaron. Y dijeron: “A usted le encantaría dejar fuera las bombas ya que nosotros las tenemos y usted no. Y con estas bombas son con las que queremos, si es necesario, forzar a nuestro régimen contra usted”.

Adolf Hitler, Berlín, 10 de Diciembre de 1940. 

Te puede interesar: 



0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Con tecnología de Blogger.
Mi foto

“Para saber quien gobierna sobre ti, simplemente encuentra a quien no estás autorizado a criticar”  

¡Busca Más información!

Lo más visto: