Enter Slide 1 Title Here

Enter Slide 2 Title Here

Enter Slide 3 Title Here

miércoles, 19 de abril de 2017

Cuatro cargueros Alemanes atracados en los muelles de Tampico; en septiembre de 1939 los capitanes de los barcos “Phrygia”, “Idarwald”, “Orinoco” y “MS Rhein”, recibieron por cable la orden de permanecer en Tampico hasta nuevo aviso, pues el mar Atlántico era ya patrullado por cañoneros ingleses y holandeses prestos a disparar a cualquier embarcación germana.   



Desde mediados de 1940, barcos de guerra estadounidenses empezaron a fondear en las aguas internacionales del Golfo pese a que ese país decía mantenerse neutral en el conflicto. En realidad se estaban creando las condiciones para dar cacería a los barcos Alemanes, que por una u otra razón decidieran zarpar de Tampico. Todavía mejor: los espías yanquis empezaron a hostilizar a la tripulación de los buques para orillarla a tirar sus naos hacia aguas oceánicas. Al mismo tiempo Roosevelt metía presión a Manuel Ávila Camacho para que los expulsara “Los alemanes no eran los únicos. Se veía también en plazas y bares a centenares de italianos pertenecientes a la tripulación de nueve buques que permanecían en los muelles en condiciones similares. Todos eran, de alguna manera, representantes del fascismo, y por influencia suya en los muros de no pocos hogares de las colonias Morelos y La Puntilla pendían retratos de Hitler y Mussolini, y jóvenes y niños de esos barrios hacían el saludo "nazi”: y coreaban consignas fascistas cual si se tratara de un divertido juego.”



Después de permanecer algún tiempo en el puerto, estos cuatro buques salen de Tampico y son sorprendidos por destructores aliados, solo 3 regresan a salvo de nuevo al puerto, nuevamente 2 de los restantes buques hacen una ruta de escape y abandonan Tampico donde son sorprendidos por destructores ingleses y holandeses, y, con ayuda de naves de Estados Unidos, hunden los buques Alemanes uno de ellos es el Idarwald. Solo permanecería un barco en Tampico el Orinoco, que será incautado por el Gobierno de México en abril de 1941.

Fuente: PANQUETZALIZTLI

martes, 18 de abril de 2017

Olvidados por la historia: "Niños o enemigos"

Este es uno de esos episodios que se esconde al público y sobre el que Hollywood nunca hará mención, ni una sola película, ni un solo libro oficial que muestre estos acontecimientos a nuestros estudiantes. Aquí dejo un artículo publicado por la doctora Kirsten Lylloff que nos narra la muerte de 10 mil civiles inocentes, 7 mil de ellos eran niños. 

Historiadora danesa Kirsten Lylloff

Un nuevo estudio sobre la muerte de más de 10.000 refugiados alemanes en Dinamarca durante los últimos meses de la guerra e incluso después, ha sorprendido a los ciudadanos de este país escandinavo.

El descubrimiento que los refugiados muertos entre 1945 y 1949 incluían a más de 7.000 bebés y niños pequeños, a los que se negó la adecuada alimentación y asistencia médica, ha sido calificado por el periódico de Copenhague "Politiken" como "sorprendente e inhumano". 

Igualmente malo, dice el periódico, es la "represión de los sentimientos" en el asunto de los refugiados. Hasta la fecha, para los daneses, era algo de común conocimiento y también un motivo de orgullo el que entre 200.000 y 250.000 personas, que huían del avance soviético, fueran recibidas en su país y tratadas correctamente.


La doctora Kirsten Lylloff ha estudiado más de cerca este mito. El estudio de la historia es su hobby, y siempre le había resultado curiosa la gran cantidad de tumbas de niños y bebés alemanes que había en el cementerio de su ciudad, Aalborg. Dedicó seis meses a reunir información y consiguió que se le permitiera el acceso a archivos muy relevantes. 

Para esta historiadora amateur fue una auténtica sorpresa encontrarse con estadísticas e informes oficiales que jamás habían sido mencionados por la historiografía oficial de su país hasta esa fecha. Y eso a pesar del hecho de que el periodo de la ocupación alemana, desde Abril de 1940 hasta Mayo de 1945, es el periodo histórico de ese país estudiado con más profundidad. 

Al principio, los refugiados el 85% de los cuales, eran mujeres y niños fueron instalados en escuelas y casas de acogida, hasta que en 1945 se construyeron 142 campos para alojarlos. A los civiles daneses les estaba "estrictamente prohibido" cualquier contacto con los refugiados alemanes.


La investigación de la doctora Lylloff ha demostrado que sólo en 1945, 13.492 refugiados alemanes fallecieron en los campos daneses. Más de 7.000 eran niños por debajo de los 5 años de edad; la mayoría murieron por malnutrición, deshidratación y enfermedades perfectamente curables como infecciones estomacales e intestinales o la escarlatina. Hasta el año 1949 los servicios sanitarios daneses, así como la Cruz Roja, negaron cualquier asistencia médica a los refugiados. 

"¿Cómo puede alguien considerar enemigos a niños y bebes?" Kirsten Lylloff hace mención a lo que fue un argumento común por toda Europa al final de la guerra, los alemanes eran el enemigo independientemente de su edad. Jörgen Poulsen, el actual director de la Cruz Roja danesa ha dicho sobre el estudio: "Me ha dolido leerlo. Espero que ahora seamos algo mejores". La Asociación Médica de Copenhague, la cual también negó su ayuda a los refugiados en aquellos negros días, ha dicho: "No se puede justificar, no importa lo buenas que sean las excusas".


Torben Pedersen, portavoz de la Asociación Médica Danesa, ha dicho que los historiadores tampoco deben sacar conclusiones precipitadas sobre lo ocurrido con los refugiados. Ha dicho que los cinco años de ocupación alemana y las noticias que llegaban sobre los campos de concentración, crearon el ambiente político ideal para que se dieran ese tipo de actitudes hacia los refugiados. 

Sin embargo, y de acuerdo con los descubrimientos de la doctora Lylloff, hay también una consideración pragmática en la implacable actitud del gobierno danés hacia los refugiados alemanes: "La Asociación Médica declaró oficialmente que ayudar a los refugiados, empeoraría las relaciones con los aliados".De hecho, al final de la guerra, al gobierno danés le resultó bastante complicado convencer a los aliados de que ellos no habían colaborado con el Tercer Reich. En lugar de iniciar una resistencia armada, como sucedió en otros países ocupados, el gobierno de Copenhague se rindió sin lucha a los ejércitos alemanes y convirtió a su país en uno de los principales proveedores de alimentos para la Wehrmacht. A cambio, Dinamarca, fue tratada con "mucha suavidad" por los ocupantes y se libró de toda participación directa en la guerra.

La doctora Lylloff escribió un libro narrando todos estos acontecimientos. Y como era de esperarse el libro no ha sido tomado en cuenta por los defensores de "crímenes de guerra", ni  ha sido tomado como base de estudio como si lo han hecho con otros textos que narran la "historia oficial". Sé que no se encuentra traducido al español. Su título "Niños o enemigos" por si desean buscarlo. 

Otro crimen de los "Buenos" que ha quedado en la impunidad. 

miércoles, 29 de marzo de 2017

"The Sound of Music" es quizás el cuadro musical americano más popular jamás producido.  

Traducción del Sitio Oficial “INSTITUTE FOR HISTORICAL REVIEW” del Historiador Mark Weber

Esta entretenida película de 1965, que incluye canciones tan pegadizas como "Mis cosas favoritas" y "Do-Re-Mi", ganó cinco premios de la Academia, incluyendo Mejor película. Pero sea cual sea su mérito como entretenimiento, la presentación de la historia de la película es engañosa. En particular, su representación de la unión de 1938 o Anschluss de Austria con el Reich alemán es una distorsión total de la realidad. Los austriacos ordinarios son retratados en la película como decentes, patrióticos y devotos, e infelices con la sombría toma alemana de su país. Durante décadas, los educadores y estudiosos americanos han presentado de manera similar el Anschluss como un acto de agresión. El historiador William L. Shirer, por ejemplo, en su best-seller, The Rise and Fall del Tercer Reich, se refiere a la unión de 1938 como el "Rapto de Austria".


Pero ¿Qué es el Anschluss?

El Anschluss en español seria ("anexión") fue el acuerdo propuesto por Alemania y Austria de llevar a cabo la unificación de ambos países en Abril de 1938. Por medio de un plebiscito popular los austriacos votaron SI a la unión con Alemania con un 99,73% del electorado a favor, se legitimo oficialmente la unificación de Austria al Tercer Imperio Alemán.  En la imagen la papeleta de votación celebrado el 10 de Abril de 1938. ( SI o No). Nota complementaria del autor del blog. 

¿Lo que realmente sucedió?

Según la película, el jefe de la familia von Trapp decide huir del país con su esposa e hijos para evitar tener que servir en la marina alemana. Aunque es cierto que Georg Ludwig von Trapp, que es interpretado en la película por Christopher Plummer, era un monárquico hostil a Hitler y al nacionalsocialismo, nunca se vio obligado a elegir entre el servicio en las fuerzas armadas alemanas o la emigración del país.

En la película, los von Trapps huyen de Austria en secreto, caminando por las montañas en Suiza llevando sus maletas e instrumentos musicales. En realidad, salían del país en tren, y lo hacían con toda libertad. Y en lugar de ir a Suiza viajaron a Italia antes de instalarse finalmente en los Estados Unidos. Como dijo la hija María años después en una entrevista: "Le dijimos a la gente que íbamos a América a cantar y no trepamos por las montañas con todas nuestras pesadas maletas e instrumentos, salimos en tren sin pretender nada". En la imagen una escena de la película. 

Una distorsión más seria de la realidad es la representación de la película de Austria en 1938, y la actitud de los austriacos hacia Hitler y el Nacional Socialismo. De hecho, la gran mayoría de los austríacos acogieron con alegría la unión de su patria con el Reich de Hitler. Esto se explica en detalle, por ejemplo, en Austria de Hitler, un libro académico y bien referenciado de Evan Burr Bukey, profesor de historia en la Universidad de Arkansas.

En los años anteriores al Anschluss de marzo de 1938, Austria fue gobernada por el régimen de Dollfuss-Schuschnigg, una dictadura represiva de un solo partido que se llamaba un estado "Corporativo Cristiano". Encarceló a los nacionalsocialistas, marxistas y otros disidentes. Pero había una sección importante de la población de Austria que apoyaba el régimen dictatorial. Esa fue la comunidad judía, que representó el 2,8 por ciento del total. Como escribe el Prof. Bukey: "La comunidad judía consideraba al régimen de Dollfuss-Schuschnigg como su protector ... Bajo el régimen de Dollfuss-Schuschnigg la comunidad judía recuperó una medida de protección gubernamental que no había disfrutado desde los días de los Habsburgo. Estaba indignado ". En las imágenes el pueblo austriaco da la bienvenida a los nacionalsocialistas en Viena, Marzo de 1938. 

A pesar de su pequeño número, los judíos de Austria ejercían una riqueza y un poder desproporcionados. Como dice el Prof. Bukey: "La posición predominante de los judíos en un país empobrecido sólo intensificó el temor y la aversión de las masas austriacas.Como ya hemos visto, las empresas judías y las instituciones financieras manejaron gran parte de la vida económica del país. De los Anschluss, las tres cuartas partes de los periódicos, bancos y empresas textiles de Viena estaban en manos judías ... El extraordinario éxito de los judíos en las profesiones eruditas también inspiró celos y rencor: más del 50 por ciento de los abogados, médicos y dentistas de Austria eran judíos. " 

En la víspera del Anschluss, la economía de Austria estaba en una condición catastrófica, y casi un tercio de los austríacos estaban sin trabajo. Pero la gente también sabía que, justo al otro lado de la frontera en el Reich alemán, el desempleo había sido eliminado, los niveles de vida y las condiciones de trabajo habían mejorado mucho y la vida económica, social y cultural estaba floreciendo.

Incluso Hitler, que era nativo de Austria, no se dio cuenta de lo ansiosos que los austriacos esperaban la unión de su patria con el Reich. Comentando su entrada en Austria en marzo de 1938, el Prof. Bukey escribe: "Lo que él [Hitler] no tuvo en cuenta fue la tumultuosa bienvenida que recibiría del pueblo austriaco, una explosión de aclimatación frenética rara vez vio los días de la Caesars." Prácticamente las únicas personas en Austria que no se unieron a la efusión general de alegría fue una pequeña minoría de judíos, marxistas y monárquicos. Hitler ordenó un referéndum nacional libre y secreto sobre esta gran cuestión. Como señala Prof Bukey: "Hitler creía sinceramente que« todo el poder estatal debe emanar del pueblo y ser confirmado en las elecciones libres del Estado »."

En el período previo al referéndum, los líderes católicos y protestantes de Austria, junto con los líderes laborales del país, emitieron declaraciones en las que se saludaba la incorporación de su país a la Alemania de Hitler. El primado católico de Austria, Theodor Cardinal Innitzer, dio la bienvenida personalmente a Hitler a Viena. Junto con los otros obispos del país, el cardenal Innitzer emitió una carta pastoral instando a los fieles a votar por Hitler. Los líderes católicos también autorizaron el drapeado de pancartas esvásticas de las iglesias del país. En Austria, al igual que en el resto del Reich alemán, la aprobación del Anschluss -como se refleja en el plebiscito- fue casi unánime. Incluso los observadores extranjeros reconocieron que el desequilibrado 99 por ciento de votos "Sí" reflejaba el sentimiento popular.

Después de la incorporación de Austria en el Reich, las condiciones mejoraron dramáticamente. Como escribe el Prof. Bukey: "En uno de los logros económicos más notables de la historia moderna, los nacionalsocialistas redujeron el número de desempleados en Austria de 401.000 en enero de 1938 a 99.865 en septiembre, en Viena de 183.271 a 74.162 ... En Navidad [1938] los trabajos aumentaron en Austria en un 27 % ." En 1940 la tasa de desempleo cayó a sólo 1,2 por ciento.

Entre junio y diciembre de 1938, es decir, en sólo siete meses, los ingresos semanales de los trabajadores industriales aumentaron nueve por ciento. "En general," escribe el Prof. Bukey, "el PNB austriaco subió un 12,8 por ciento en 1938 y un 13,3 por ciento en 1939". Rara vez en la historia un país ha experimentado un crecimiento económico tan rápido y dramático. 

Poco después de la Anschluss, la Ley Nacional del Trabajo de Alemania y el sistema integral de seguridad social del Reich fueron introducidos en Austria. Estos derechos básicos garantizados en el lugar de trabajo, protegidos contra el despido arbitrario, proporcionaron rápidamente alivio a más de 200.000 personas desesperadamente pobres, y extendieron los beneficios del cuidado de la salud a la clase trabajadora. Se lanzó un programa de construcción a gran escala para proporcionar viviendas asequibles. La vida cultural se animó mucho, con la promoción enérgica de la música, las bellas artes y la literatura. Junto con el aumento de la prosperidad y el optimismo se produjo un salto en la tasa de natalidad.

El crecimiento económico continuó incluso después del estallido de la guerra en septiembre de 1939, a pesar de la escasez de mano de obra y otras dificultades. En 1941, el PNB de Austria aumentó un 7,2 por ciento. "Para 1941", escribe el Prof. Bukey, "la movilización durante la guerra traía una mejora palpable en las condiciones materiales de la vida cotidiana a muchos austriacos".

En noviembre de 1941, los obispos de Austria publicaron una carta pastoral, que fue leída en todas las iglesias, que reiteró el apoyo a la guerra contra la Rusia soviética. En ella los líderes católicos declararon solemnemente que Alemania estaba llevando a cabo una cruzada contra una monstruosa "amenaza a la civilización occidental". En lugar de "guardar silencio", continuaron los obispos, los católicos deben "Reconocer el peligro para toda Europa si el bolchevismo prevalece".

Durante los años de la guerra, los austriacos siguieron aplicándose en gran número para unirse al Partido Nacional Socialista, de modo que en mayo de 1943 dos tercios de un millón habían firmado. El apoyo austriaco al régimen se mantuvo firme hasta el amargo final de mayo de 1945.

En resumen, el retrato de "Sonido de la Música" de la actitud del pueblo austriaco hacia Hitler y el Reich Nacional Socialista es una perversión engañosa de la realidad histórica.

For Further Reading

Evan Burr Bukey, Hitler's Austria: Popular Sentiment in the Nazi Era, 1938-1945 (University of North Carolina Press, 2000). Mark Weber and David Irving, "Hitler's Place in History." 2005. DVD.

Mark Weber es un historiador, autor y analista de asuntos actuales. Estudió historia en la Universidad de Illinois (Chicago), en la Universidad de Munich, en la Universidad Estatal de Portland y en la Universidad de Indiana (M.A., 1977).

Fuente:



viernes, 17 de febrero de 2017

Para los alemanes, 1932 fue un año de desempleo masivo, parálisis económica y un sistema político quebrantado e insensible. La recesión económica mundial, conocida en Estados Unidos como la Gran Depresión, había destruido la producción y la vida empresarial. Este fue también un año de intensas campañas en cuatro elecciones nacionales ferozmente enfrentadas: dos para el Reichstag o un parlamento, y un concurso presidencial en dos partes.

Hitler dando un discurso durante la campaña para las elecciones al gobierno de la 
República de Weimar, 1932.


El tema más acuciante de estas campañas fue, por supuesto, la calamidad económica que había generado la miseria generalizada y había puesto a millones fuera del trabajo. Debido a que los partidos políticos "establecidos" eran totalmente incapaces de controlar las enfermedades económicas de la nación, un número creciente de ciudadanos se volvió con esperanza a los comunistas radicales o nacionalsocialistas.

Durante este último año del sistema democrático liberal "República de Weimar", una inepta administración tras otra trató de hacer frente a los enormes problemas de la nación. Sin el respaldo popular o el respaldo de una mayoría en el Reichstag, cada Canciller nombrado por el presidente gobernaba sólo por la autoridad de la constitución "decreto de emergencia" una cláusula.

En la campaña presidencial de 1932, los partidos de "establecimiento" de Alemania, incluidos los socialdemócratas de izquierda y varios partidos "centristas", apoyaron a Paul von Hindenburg - el titular de 84 años que había servido como Reichspräsident desde 1925. Su retador más formidable fue Adolf Hitler, de 43 años de edad, líder de los nacionalsocialistas. Ningún candidato en las elecciones del 13 de marzo recibió una mayoría absoluta, aunque el 30 por ciento votó por Hitler y el 13 por ciento por el líder del Partido Comunista. Esto desencadenó una nueva ronda de campaña febril para la elección de segunda vuelta del 10 de abril, en la que von Hindenburg obtuvo el 53 por ciento de los votos, quedando así él como presidente. Hitler aumentó su cuota de votos, ganando el 37 por ciento del total.

El presidente del Reich, Paul Von Hindenburg, abandona la mesa electoral 
después de votar en 1928 en Alemania.

A lo que se sumó la fatigosa ronda de elecciones electorales del año fueron los concursos para las legislaturas provinciales. En las elecciones del 24 de abril en varias regiones o estados alemanes, los nacionalsocialistas emergieron como el partido más popular. La victoria del movimiento de Hitler fue la más significativa en Prusia - con mucho la mayor tierra o estado alemán, con tres quintos de la población de la nación.

Carteles electorales para los candidatos Hindenburg y Hitler. Berlín, Potsdamer Platz, 
a principios de marzo de 1932

En las elecciones del 31 de julio, en las que el 84 por ciento de los votantes elegibles votó, los nacionalsocialistas emergieron como el partido más grande, con 37 por ciento del total. En segundo lugar llegaron los socialdemócratas, con 22 por ciento, seguidos por el Partido Comunista con el 15 por ciento. En la dura lucha del 6 de noviembre en la elección del Reichstag, los nacionalsocialistas volvieron a ser el partido más popular de Alemania, con el 33 por ciento del total. Los socialdemócratas ocuparon el segundo lugar con un 20 por ciento, seguidos por los comunistas con un 17 por ciento.

Los activistas más dedicados a estas decisivas contiendas electorales fueron, sin duda, los partidarios del Partido Socialista Nacional de Hitler (NSDAP). En innumerables reuniones bien organizadas, a través de la producción y distribución de millones de carteles, volantes y folletos, y en una amplia gama de periódicos y revistas diarias, semanales y mensuales del Partido, las legiones de oradores, artistas, escritores y otros voluntarios del movimiento llegaron a Votantes en ciudades, pueblos y aldeas de todo el país. "Gracias al extraordinario talento de su líder, al amplio atractivo de su propaganda y al éxito de sus tácticas en el trato con las organizaciones de la clase media", escribió el historiador estadounidense Gordon Craig, "el Partido Nacional Socialista exudó fuerza y confianza... "

Un factor crucial en la apelación del partido fue su llamado enfático a la unidad nacional y a la devoción desinteresada al bien común. Esto era inusual en ese momento. "A diferencia de casi todos los demás partidos en el período de Weimar", señaló el Prof. Craig, "el Partido Nacional Socialista no dirigió su propaganda hacia una sola clase social o económica o agrupación de intereses". Al llegar conscientemente a todos los alemanes - sin importar clase, región o perspectiva religiosa - el movimiento de Hitler se convirtió en el primer partido "moderno" político del país.

Hitler también trabajó más duro que cualquier otro líder político. Recorrió el país en avión (el primer político en hacerlo) para dirigirse a grandes reuniones, a veces varias en un solo día. Durante 1932 dio un total de 209 discursos públicos. En un día, el 27 de julio, Hitler se dirigió a un mitin de 60.000 personas en Brandenburgo, y luego a casi tantos en Potsdam, y por la noche habló a 120.000 reunidos en un gran estadio de Berlín, mientras que otros 100.000 escucharon su voz afuera por los altavoces. El 20 de julio, el mal tiempo retrasó su llegada en avión y automóvil para dirigirse a un mitin masivo en Stralsund, que debía comenzar a las 9:00 de la tarde. A medianoche se informó a la multitud reunida y al aire libre a unas 20.000 personas que Hitler llegaría a la una y media de la madrugada. No fue hasta las 2:15 de la mañana que finalmente pudo dirigirse a la gran multitud.

Dos hombres de las SA del partido Nacionalsocialista ponen un cartel 
para la  elección de Adolf Hitler, Mecklenburg, Alemania, verano 1932.

La gran capacidad de Hitler para presentar sus puntos de vista de manera clara y convincente tanto a individuos como a grandes audiencias, y para ganar la confianza y lealtad de hombres excepcionalmente talentosos como colegas dedicados, fueron cruciales para su éxito en la construcción y mantenimiento de una organización nacional. "Entre todas las figuras prominentes en el período de Weimar", escribió el profesor Craig de la Universidad de Stanford, "El [Hitler] es el único de quien se puede decir inequívocamente que poseía genio político". 

Hitler ha sido retratado a menudo como un demagogo que gana apoyo con slogans simplistas, promesas vacías y toscas apelaciones a sentimientos de resentimiento, miedo y envidia. Esa imagen no es exacta. Si hubiera correspondido a la realidad, los nacionalsocialistas no habrían ganado el apoyo de tantos electores alemanes, que estaban entre los más informados, los más instruidos y los más exigentes del mundo.

De hecho, el mensaje del movimiento de Hitler era más sustantivo y consistente que el de cualquier otra formación política alemana. De los muchos partidos que compitieron por los votos en las elecciones de 1932, sólo los nacionalsocialistas presentaron un programa integral para abordar la crisis económica que estableció medidas específicas (que luego se implementaron después de tomar el poder).

Los nacionalsocialistas subrayaron que sólo una nueva perspectiva que rechazara el egoísmo estrecho y sectario y pusiera en primer lugar las necesidades de toda la nación permitiría al pueblo alemán construir un nuevo orden sano de estabilidad social, seguridad económica, prosperidad y bienestar duradero, Estar para todos.

Dos semanas antes de las elecciones de Reichstag de julio de 1932, el Partido Nacional Socialista publicó un registro fonográfico con un discurso registrado por su líder. Se hicieron y distribuyeron ampliamente unos 50.000 discos con este "discurso de tocón" de Hitler, titulado "Apelación a la Nación". Este esfuerzo era tanto más necesario porque el sistema de radiodifusión alemana controlado por el gobierno se encargó de prohibir la voz de Hitler desde la radio.

Esta charla, que es un poco más de ocho minutos en longitud, es la única dirección registrada hecha por Hitler para la campaña electoral de 1932. En él habla enfáticamente, pero claramente, resaltando puntos que hizo en muchos otros discursos ese año. Critica agudamente a los otros partidos políticos por su fracaso en el manejo de los problemas económicos de la nación, así como por su estrecho enfoque y metas divisivas. Sólo los nacionalsocialistas, subraya, están comprometidos cuerpo y alma con el bienestar de todos los alemanes.

Discurso de Adolf Hitler "Apelación a la Nación", 1932

Nota: es solo un extracto del mismo ( Sub Español)

Documentos:

Texto original de este discurso en alemán (Completo)
Full text of "Adolf Hitler Appell an die Nation Rede Deutsch 1932"
Audio original completo (en alemán)

Audio original completo ( Sub Español e Ingles)

Mark Weber es un historiador, autor y analista de asuntos actuales. Estudió historia en la Universidad de Illinois (Chicago), en la Universidad de Munich, en la Universidad Estatal de Portland y en la Universidad de Indiana (M.A., 1977).

Fuente:


jueves, 12 de enero de 2017

En 1935, un equipo de exploradores bajo el gobierno de Hitler viajó a Brasil, con un fin determinado, especialmente científico. 

En el interior de la selva amazónica de Brasil 

Esto como introducción de la historia:

Una de las características del pueblo alemán ha sido su alto concepto cultural, en lo que el Tercer Reich no podría quedar sin mencionarse. Históricamente en el mundo hispano-católico siempre se prefería desde Europa un acercamiento con el área germana del continente antes que la anglosajona. Porque la anglosajona, el británico, el estadounidense eran vistos como un adversario, en cambio el alemán, el germano en general era visto más como un aliado, como un amigo, como un constante colaborador. La prueba de ello es que no tienen colonias ni han explotado países.

El alemán como explorador nato:

Si revisamos las páginas de la historia, indagando podemos encontrar libros de la época escrito por alemanes que vivían en países sudamericanos en donde se puede apreciar ampliamente la preocupación y curiosidad nata que ellos tenían hacia los pueblos nativos, en este caso América del Sur. El alemán a diferencia del británico, a pesar de que si tenían una noción casi como todos los europeos de superioridad civilizadora en relación al resto del mundo, era una antropóloga natural y abiertos hacia otras expresiones culturales, características que no se presentaban en Gran Bretaña, porque el Ingles veían directamente todo lo que no era británico como una inferioridad y no importaba. Y no había en ellos la iniciativa de exploración e investigación cultural. En cambio en Alemania se fundó en la década de los 30 el Instituto Ibero-Americano de Berlín para estudios específicos de la región iberoamericana. 

Esvástica sobre el Amazonas: 

En el interior de la selva amazónica de Brasil, hay una tumba flanqueada por una cruz gamada elevada con una esvástica en un cementerio cerca del remoto puesto fronterizo de Laranjal do Jari, un largo río amazónico brasileño, un afluente, del río Amazonas. En la inscripción sobre la cruz se lee en alemán: “Joseph Greiner murió aquí de fiebre el 2 de enero de 1936, durante un servicio alemán de investigación”

 Laranjal do Jari, en Brasil

Entonces, ¿Qué hace esto allí? Esta historia es muy poco conocida. De 1935 a 1937, un equipo de exploradores del Reich estuvo en la región bajo el liderazgo de Otto Schulz-Kampfhenkel, zoólogo, documentalista y miembro de las SS de Hitler. Quienes viajaron a Brasil a realizar investigaciones de antropología, arqueología, topografía y medio ambiente. A su llegada cortaron su camino a través de la selva alrededor de la frontera de Brasil con la vecina Guayana Francesa. Tomaron para la investigación cráneos de animales, restos arqueológicos y estudiaron topografía a lo largo del río Jari, un afluente de 491 millas de longitud.

Pero las cosas no salieron bien desde el principio. La expedición tenía un hidroavión Heinkel 72 Seekadett, un ejemplo de proeza de tecnología alemana - pero volcó después de golpear madera flotante sólo unas semanas después de que la expedición comenzó, informó un medio de la época.

He aquí un artículo en el periódico brasileño, 09.25.1935.

Entonces se vieron en la necesidad de depender de las tribus nativas para sobrevivir y encontrar su camino a través de la selva. El paludismo y otras enfermedades los derribaron. Schulz-Kampfhenkel, capataz de la expedición, desarrolló difteria y una fiebre desconocida tomó la vida de Grenier. La expedición fue abandonada, y hoy sólo queda el monumento de Grenier de tres metros de altura hecha por los propios nativos en homenaje a Grenier y su expedición. 

Tumba de Joseph Greiner en el cementerio de Laranjal do Jari, en Brasil

Después de lo sucedido en Brasil con estos exploradores, en Alemania dedicaron un homenaje a su expedición. Un informe de expedición "Rätsel der Urwaldhölle" "Misterios de la Selva", que apareció en 1938 como un libro que lanzó su homónimo de vida en 90 minutos "Großfilm deutscher Forschung" "gran película Alemana de Investigación", que se emitió durante semanas en los cines de Flensburgo y Múnich

Portada de la película

A continuación una  imagen que muestra un extracto de la revista "Film Kurier" de 1938 con un artículo sobre la película.


He aquí un extracto de la revista de cine "Cine Kurier" de 1938, donde se discutió a fondo el trabajo de exploración. 


Antes de salir: El diario brasileño "Gazeta de Noticias" interesados en agosto de 1935 por el alemán Otto Schulz-Kampfhenkel y su expedición en el Río Jari.


lunes, 9 de enero de 2017

Discurso de Adolf Hitler "Llamamiento a la nación”, 1932


Llamamiento a la nación, 15 de Julio de 1932.

No hay tal cosa como el socialismo si no tiene el poder del espíritu a su disposición, no hay tal cosa como una buena fortuna social, si no está protegido por la condición que se encuentra en el poder de una nación.

Y no hay tal cosa como una nación y por lo tanto no hay nacionalismo, si el ejército de millones de personas que trabajan con su intelecto no se une al ejército de millones de personas que trabajan con sus manos o el ejército de millones de campesinos. Siempre y cuando el nacionalismo y el socialismo marchen como ideas separadas, serán derrotadas por las fuerzas unidas de sus oponentes. El día en que ambas se unan en una sola ¡se convertirá en invencibles!.

Con siete hombres empecé esta tarea de reunificación alemana hace trece años, hoy en día más de trece millones están de pie a nuestro lado. Sin embargo no es el numero lo que cuenta ¡sino su valor interior!.

Trece millones de personas de todas las profesiones y clases, trece millones de trabajadores, campesinos, intelectuales, trece millones de católicos y protestantes, los miembros de todas las regiones y las tribus han formado una alianza inseparable. Y trece millones han reconocido que el futuro de todos radica solo en la lucha conjunta y en el éxito de todos juntos.

Hace trece años los Nacional Socialistas fuimos golpeados y ridiculizados, hoy las risas de nuestros adversarios ¡se han convertido en lagrimas!. Ha surgido una fiel comunidad que poco a poco va a superar los prejuicios de la locura de las clases sociales y la arrogancia de los rangos.

No porque sean católicos o protestantes, trabajadores o funcionarios, burgueses o asalariados, sino porque todos son alemanes. Dentro de este sentimiento de solidaridad inseparable, el respeto mutuo ha crecido y de ese respeto ha llegado la comprensión y de esta comprensión el tremendo poder que nos mueve a todos nosotros. Porque no luchamos solo por los mandatos o cargos ministeriales, sino por el alemán individual, el cual deberá unirse una vez más para compartir inseparablemente un único destino en común.

El todo poderoso que nos permitió en el pasado aumentar de siete a trece millones en trece años, además permitirá a estos trece millones volver a ser un pueblo alemán. Creemos en este pueblo, por este pueblo nos peleamos si es necesario, por este pueblo como miles de camaradas que están con nosotros, nos entregamos en cuerpo y alma.

Si la nación cumple con sus obligaciones, entonces un día restauraremos un Reich de Honor y Libertad, de Trabajo y Pan.

Adolf Hitler , apela a la nación, 15-07-1932.

Audio [Sub ESP]

miércoles, 4 de enero de 2017

La Vida en el Reich 










Berlín 






















Ordensburg Sonthofen








Día del Veterano del Reich en Kassel 











Reichsparteitag Großdeutschland, 1938

El décimo congreso del partido fue nombrado “Reunión de la Gran Alemania” 










































Berlín durante los Juegos Olímpicos de verano de 1936










Festivales de Arte en Munich, 1939











Alemania en Guerra 











The Hitler Jugend o Juventudes Hitlerianas 











El 50 aniversario del Führer, 1939




















El Anschluss de Austria, marzo de 1938 











La visita del Führer a Italia, mayo de 1938











Desfiles de la policía en Viena y Munich, 1938











Adolf Hitler en la ceremonia de la piedra angular, Volkswagen, 1938











El Reichsautobahn - Belleza y Armonía











Día del Festival de Arte, Munich, 1937 - 1938











Berghof - La Residencia de Montaña del Führer











El Día del Trabajo Nacional en Berlín, 1937

El ingeniero noruego Thomas Neumann (1901-1978) tomó las fotos mientras trabajaba en Alemania.











Adolf Hitler recorre la Exposición Internacional del Automóvil 
de 1939 en Berlín el 17 de febrero de 1939











La Cancillería del Nuevo Reich en Berlín











Celebración de la Navidad, Munich - cervecería de Löwenbräukeller, 
18 de diciembre de 1941







Conmemoración del partido, 9 de noviembre de 1938 en Munich











Celebración del Día de Acción de Gracias en Bückeberg, 
Octubre de 1937






El buque KDF "Robert Ley" - "Organización Fuera por la Alegría"











El Día del Festival de Arte Alemán, Munich, julio de 1939











"No hay nada más bello que ofrecer a la nación monumentos dedicados a la cultura" 
- Adolf Hitler 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Con tecnología de Blogger.
Mi foto

“Para saber quien gobierna sobre ti, simplemente encuentra a quien no estás autorizado a criticar”  

¡Busca Más información!

Lo más visto: